ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

la boca
artículos, escritos y demás piezas perfectamente obviables perpetradas por Javier Armentia

Instagram

Blogalia
FeedBurner

StatCou nte r

Ver Estadísticas

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Para contactar con el autor:

Archivos
desde el 24 de enero de 2002

<Diciembre 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            



Nos enlazan según Google


Blogalia


2018-12-11
)

Espaciales (#MILENIO |@NoticiasNavarra)
2018-12-11

El pasado lunes (ayer cuando escribo) 10 de diciembre, cuando se cumplían los 70 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y sin que tuviera relación con ello (pero lo quería hacer constar como lo hice en mi presentación en el planetario), tuvimos la visita de Pedro Duque, ministro de Ciencia, Innovación y Universidades al Planetario. Como mucha gente sabe, Duque es más conocido por su trabajo como astronauta y como tal había estado ya en varias ocasiones en nuestro planetario, siendo un buen amigo además de los centros de divulgación científica... La cosa es que la columna del mismo lunes del Diario de Noticias, MILENIO, en la que despotrico de muchas cosas, se la quería dedicar a ese mundo espacial que nos visitaba. Aquí la pongo.

El otro día tuvimos un astronauta ruso en el Planetario, que decía que es necesario viajar más al espacio. Mikhail Kornienko llegó a estar casi un año seguido allí arriba a 28.000 kilómetros por hora en una estación espacial que debe oler a cerrado, pero donde se duerme como si uno fuera un pececito, como nos contó Pedro Duque, un amigo astronauta que ahora trabaja en un ministerio intentando poner ciencia en un país que ha vivido mucho tiempo alejándonos de ella. Hoy le tenemos por aquí, para contar a las niñas y los niños que vienen a la escuela de estrellas que merece la pena la ciencia y subir ahí arriba, conocer el Universo. El otro día una sonda estadounidense se acercó a un asteroide que llamamos Bennu y que pasa a veces cerca de nuestro planeta. Nos traerá de allí polvo para estudiar científicamente su composición, la de la materia que formó hace 4.600 millones de años los planetas como el nuestro. En unos días los chinos mandan una nueva sonda a la Luna, al lado que no vemos desde aquí. Hace poco más de una semana vivíamos en directo la llegada de una sonda a Marte, tenemos otras más allá, una de camino a Mercurio, una japonesa en otro asteroide más lejano, varias dando vueltas por el Sistema Solar.

Todo esto nació en el año 57, esta Era Espacial, con generaciones de estudiantes que han convivido con telescopios, satélites meteorológicos, de teledetección, de telecomunicaciones y militares, surcando el cielo sobre nuestras cabezas. El espacio nos permite saber cómo estamos cambiando el clima, mejorar nuestra agricultura, conservar la naturaleza o actuar en catástrofes naturales o propiciadas por los conflictos y el hambre. Somos ya una civilización espacial, y por eso la mezquindad de invocar banderas, patrias y el miedo al extranjero, intentar limitar esos derechos humanos que ya tienen, como deseo, 70 años, se hace cada vez más antigua, más insoportable, más intolerable.



2018-12-11 11:39 Enlace
2018-12-04

)

Edición Genética (#MILENIO @NoticiasNavarra)
2018-12-04

Publicado el lunes 3 de diciembre de 2018. MILENIO es una columna de opinión en Diario de Noticias.

El anuncio de que se ha conseguido editar genéticamente a dos mellizas humanas para inhibir un gen relacionado con la infección de un virus, el VIH, es una mala noticia en un campo donde, de confirmarse la historia, los intereses económicos o incluso políticos pueden dar al traste con una nueva esperanza en la lucha contra las enfermedades. Se ha hecho todo de la peor forma posible, dañando un camino andado en los seis años en que se vienen utilizando las nuevas herramientas de edición genética donde se ha ido mostrando el enorme poder para hacer realidad los sueños que desde hace decenios se venían planteando: poder eliminar enfermedades de origen genético, prevenir de forma personalizada enfermedades... Y todo andado con criterios éticos sólidos, afinando las herramientas antes de pensar en su uso en humanos. Por ejemplo, el año pasado se presentó un impresionante avance: Evelyn Villarreal, nacida en 2014, habría muerto antes de cumplir los dos años por una enfermedad neuromuscular heredada, como había muerto su hermana mayor. Pero una terapia génica consiguió inhabilitar el desarrollo de la enfermedad. Y lo mismo había sucedido con otros 14 niñas y niños que participaron en el estudio. Por supuesto, la investigación se había hecho en humanos una vez comprobada de forma segura y bajo la supervisión ética y científica que se supone. Nada de esto parece que ha sucedido ahora con el caso presentado por el doctor He Jiankui: una técnica que no es estable ni está comprobada, ningún comité ético y ni siquiera un artículo científico con visos de revisión. Pero la noticia está ahí y de ser cierta deja la ética fuera de la ciencia, cosa que nunca debería permitirse. Porque solamente con esa moral estricta se puede evitar la tentación de hacer el mal. Es decir, ser demasiado humanos e irresponsables.

Adenda:
- sobre el tema en la nota de Agencia SINC: Un científico chino dice haber creado bebés modificados con CRISPR
- un interesante artículo de Lluis Montoliú sobre el tema:
¿De verdad han nacido las primeras niñas modificadas genéticamente? ¡Ojalá sea un cuento chino!

2018-12-04 13:18 Enlace
2018-11-28

)

25 años de ciencia (#MILENIO @NoticiasNavarra)
2018-11-28

Columna publicada el lunes 26 de noviembre de 2018, el día en que el Planetario conmemora los 25 años de su inauguración en 1993. MILENIO, Diario de Noticias.

Estamos de cumpleaños en el Pamplonetario: hoy mismo hace 25 años que nos inauguraron. Y lo celebraremos con un cielo como el que siempre hemos disfrutado, con gente amiga que nunca merecimos tanto y con la complicidad de un público que nos sigue obligando a contar día a día historias de ciencia. Mientras tanto esta noche está llegando a Marte una nueva misión que se posará e investigará suelos extraños que poco a poco vamos conociendo mejor. Y en cada centro de investigación científica se sigue avanzando en conseguir una cura a una enfermedad desoladora, otras veces en ver si es posible corregir algo que estábamos haciendo mal o una consecuencia no pensada de un avance que un día mejoró el mundo.

En estos días se da a conocer una encuesta que mide el apego o desapego del público de nuestro país con la ciencia. A lo largo de los años desde que se hace esta encuesta de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología hemos podido comprobar cómo poco a poco los temas científicos van adquiriendo algo más de relevancia, en un panorama informativo en el que son todavía minoritarios. Una de cada seis personas muestra espontáneamente interés por la ciencia, y esto sigue siendo una fracción minoritaria, por más que sea algo común en nuestro entorno europeo. Quizá por eso mucha gente muestra reticencia ante cuestiones como la inteligencia artificial o la robotización: a menudo sólo han oído hablar de ello a gente que lo critica, algo habitual en estos medios de comunicación que viven de suscitar presuntos debates. El ejemplo más claro es el de la popularidad de las pseudomedicinas (homeopatía o acupuntura por poner las más comercializadas), usada por un 20% de la población, a pesar de que nunca tuvo la menor eficacia. ¿25 años de ciencia? Nos faltan muchos más, hay que seguir en el camino.

2018-11-28 07:45 Enlace
2018-11-21

)

Unidades (#MILENIO en @NoticiasNavarra)
2018-11-21

Publicado el lunes 19 de noviembre de 2018 en MILENIO, Diario de Noticias.

¿Cuánto es un kilogramo? Aunque estos días cuando hemos leído que el kilogramo patrón ha dejado de serlo para ser sustituído por una fórmula basada en constantes fundamentales de la naturaleza, todos tenemos más o menos una idea de lo que pesa una masa de un kilogramo. Cogemos paquetes de ese peso todos los días, botellas de litro que vienen a pesar algo parecido, y es que el kilogramo está en una escala que entra en la esfera cotidiana. A quienes hemos vivido el sistema métrico decimal se nos hace casi imposible llegar a otros países y encontrar con que las unidades han cambiado y las cantidades típicas de las cosas se trastocan consecuentemente. Lo mismo sucede con la unidad de distancia: un metro es algo cotidiano, nos movemos bien en esa escala. O con el segundo de tiempo y sus múltiplos. Más o menos están ahí, son unidades cercanas, tangibles aunque respondan a definiciones incomprensibles; la nueva del kilogramo se aprobó hace dos días en Versalles, en la XXVI Conferencia general de Pesos y Medidas y es tan compleja que no la encontrará en ninguna de las muchísimas notas de prensa que se han hecho para hablar del tema. La cosa es que para que la constante de Planck valga exactamente 6.62607015 por 10 elevado a la -34 el metro, el segundo y el kilogramo deben valer exactamente una cierta cantidad, y esa es la que se usa como patrón ahora. ¿A que no se ha enterado de nada, ni siquiera de lo de la constante de Planck? Ciertamente el mundo parecía más sencillo pensando que dentro de unas campanas de vacío en una oficina oscura y tranquila de país había un cubo de platino-iridio, el Gran K, que pesaba justo ese kilo de marras. Pero el mundo no es así de sencillo. Nunca lo fue, de hecho pero nos lo creíamos. Y además de m, s y kg, tenemos A, K, mol y cd como unidades. Ay la física, qué cosas...

2018-11-21 15:39 Enlace
2018-11-14

)

Oumuamua (#MILENIO @NoticiasNavarra)
2018-11-14

Publicado el lunes 12 de noviembre de 2018. MILENIO, Diario de Noticias.

No sé nada de hawaiano, pero lo cierto es que en esa lengua se hacen nombres preciosos y sonoros. Por ejemplo, Laniakea, “el cielo inmenso”, que es el nombre que otorgaron unos astrónomos de allá a nuestra provincia cósmica, una región de varios cientos de millones de años luz de lado a la que pertenece nuestra Vía Láctea. Y sin duda Oumuamua, “el primero que viene desde lejos”, el nombre que le dieron a un pequeño cuerpo rocoso que viaja por el Sistema Solar y que posiblemente proviene de fuera de él, el primer objeto interestelar, posiblemente un pequeño cometa seco, descubierto hace poco más de un año con un sistema automatizado de telescopios que constantemente observa el cielo, escudriñando lo que hay ahí afuera, encontrando todo lo que se mueve por allá...

Y más allá del nombre está la enorme capacidad de la astronomía actual para interrogarse y descubrir lo que antes ni siquiera se había imaginado posible y la de esta sociedad hipertrofiada para maravillarse y especular con ello. No es raro que lleguen a primera plana noticias de algún planeta en torno a una estrella lejana, con el marchamo de que podría ser otra Tierra o incluso estar habitado;o el descubrimiento de asteroides que orbitan el Sol llegando a veces a acercarse lo bastante como para que un titular de prensa arriesgue un “rozando” ciertamente tan poco probable como exagerado. Así que en cuanto un científico con ganas de notoriedad se inventa una explicación simplemente especulativa para el movimiento de Oumuamua y plantea que sea una nave extraterrestre, como salida de una novela de Arthur C. Clarke y planteando una próxima extinción de nuestra especie como en la saga de Liu Cixin, es decir, pura ciencia ficción, los medios recogen lo de la nave ET y ahí nos ponemos como locos. Cuando lo bonito, realmente, es el nombre.

2018-11-14 05:46 Enlace
2018-11-09

)

Milagros (@NoticiasNavarra #MILENIO)
2018-11-09

Que se me olvidó colocar la columna del lunes pasado, el 5 de noviembre de 2018, que hablaba de la presentación de las Semanas de la Ciencia en Navarra en la plaza del Castillo ese mismo día a primera hora de la tarde. Ahí va. También en MILENIO, Diario de Noticias.


Esta tarde podrá vernos a gente del mundo de la ciencia de Navarra contando cosas interesantes y sorprendentes en plena Plaza del Castillo, algo que hacemos ya desde hace unos años para comenzar unas semanas que dedicamos a la ciencia y la tecnología, ese mundo demasiado desconocido siendo crucial para este mundo que vivimos. Habrá durante el mes actividades en diversos municipios, gente de aquí y de allá podrá explicar descubrimientos, novedades... en un lenguaje buscadamente claro y en términos que sin perder la esencia del trabajo científico permiten comprenderlo de un vistazo. Algunas de ellas las hacemos en los bares, como ejemplo de que en un sitio así se puede hablar de forma más distendida. De hecho, es curioso que no hablemos más de ciencia, porque cuando uno va echando un vistazo a las noticias encuentras que las tendencias, las grandes novedades, los primeros avisos de nuevas amenazas también, vienen en las noticias científicas. Y los milagros, desde hace tiempo.

Esta semana leía una noticia sobre el trabajo de una neurocirujana y un neurocientífico suizos, que ha permitido a tres personas parapléjicas volver a andar gracias a implantes en su médula espinal, permitiéndoles volver a controlar los músculos de sus piernas. Desde hace unos pocos años algunas personas ciegas pueden volver a ver, personas que perdieron su mano están recuperando la capacidad de usar unas prótesis de forma similar. Y hoy se curan enfermedades que diezmaron poblaciones durante siglos. Lo que no hicieron los rezos o las procesiones, esos milagros que siempre hemos buscado, llegan a veces de la mano del conocimiento. Científico, claro. La ciencia no es milagrosa, tampoco nos solucionará todo problema que creemos, ni siquiera haciéndonos más sabios nos librará de cometer errores. Pero que nos permite vivir mejor es innegable.



2018-11-09 12:59 Enlace
2018-10-29

)

De la escuela (#MILENIO @NoticiasNavarra) - un exabrupto de lunes
2018-10-29

Publicado el lunes 29 de octubre de 2018 en MILENIO, en la contraportada del Diario de Noticias. No suelo ser condescendiente en mis columnas pero reconozco que la de hoy es un exabrupto, que nace del enorme cabreo que me causa ver tanta mentira usada con interés político por los sectores más reaccionarios pretendiendo que un plan de igualdad en la escuela navarra, SKOLAE, es un ataque a la libertad de elección de padres y centros. No es así: es una inteligente estrategia que llevaba presentada meses, debatida durante mucho tiempo (unas jornadas del Consejo Escolar de Navarra de hace más de un año -enlace-, las normativas y reglamentos, el desarrollo del plan, las publicaciones que lo avalan...). Los planes y los objetivos estaban ahí, abiertos a un debate desde y sobre la educación.

Pero eso nunca le ha interesado a la caverna: ahora toca ese momento preelectoral, ahora interesa hacer política rastrera con todo ello. Sería un error enorme dejarles, a quienes nunca han hecho nada por una igualdad real, por la diversidad, por hacer la escuela inclusiva y facilitar a las familias este aporte hacia una sociedad inclusiva e igualitaria, que ahora con sus movilizaciones, sus proclamas, usando una vez más a los niños y las niñas como instrumentos de sus intereses, pretendan enarbolar banderas de libertad donde solamente hay intentos de censura, de mantener privilegios y castas. En fin, el artículo es este que ahora sigue. Y el cabreo lo sigo teniendo...


De la escuela


Permítanme explicar, queridos nacionalcatólicos tan levantiscos ahora contra la educación, que por mucho que se empeñen los poderes lo que te enseñan en el colegio no conforma a todos y todas igual al modelo. Soy un caso típico: años de educación con el catecismo memorizado, con gente muy extraña de la OJE o de Falange queriendo enderezar nuestros cuerpos y con curas que supuestamente debían preocuparse por nuestras almas pero que andaban también extrañamente preocupados por nuestros cuerpos. Castigos físicos, arbitrariedad, imposición. Con el pecado rondando, desde aquellas ideas que les sonaban demasiado izquierdistas y que eran cosa del demonio al sexo, obsesionadamente. Un día aparecía un cura de esos de olor rancio con unas filminas (ellos llamaban a las diapositivas filminas) y hablaban de sexo durante un rato con fotos de flores y abejas y parejas felices pasando por la vicaría. Eso era la educación: la niñas haciendo punto de cruz secuestradas por una siniestra de la Sección Femenina (también olían rancio) mientras nosotros nos dejábamos finas las rodillas haciendo el cafre en el patio y contábamos las pajas en la confesión semanal. No sé a quién le daba más morbo el tema. Lo consiguieron: jodernos un poco la vida, ponernos más difícil ser personas normales. Pero no somos los seres adocenados que perseguían con ahínco al amparo de la dictadura civil y religiosa.

Cierto: aún hoy lucho a diario contra todo ese bagaje sexista, racista, machista. Habría sido más sencillo tener información razonada, abierta, veraz, aprender que niñas y niños somos iguales y todo eso. Que ustedes ahora se quejen de una educación que evite esa situación que marcó nuestras vidas es lógico, les va el negocio en ello. Pero tampoco es para tanto: su escuela no nos hizo sus esclavos...

2018-10-29 20:26 Enlace
2018-10-23

)

Verano de 1995 (#MILENIO @NoticiasNavarra)
2018-10-23

Ayer fue un día duro: estuvimos en Madrid en la despedida de una amiga de hace muchos años. Nos habíamos conocido hace muchos años. Y sentí que tenía que contar algo de esa ausencia o de ese paso del tiempo en la columna publicada el lunes 22 de octubre de 2018.MILENIO, Diario de Noticias.


VERANO DEL 95

Hace 23 años la proporción de CO2 en nuestra atmósfera era de 360 partes por millón (ahora 407). En aquella época todavía mucha gente se permitía dudar del cambio climático y pocos usábamos una incipiente internet más dedicada a intercambiar información que a vender. Era otro mundo. Lo digo porque mucha gente ni recuerda aquello (o no lo vivió). Ese año tuve la suerte de ser parte de una aventura que propiciaba Miguel de la Quadra Salcedo, mi querido Miguel que nos dejaste hace dos años. Esa Ruta Quetzal que aquel año nos llevó por tierras de Ecuador y Perú, siguiendo los pasos de la expedición ilustrada que en 1736 había medido el grado de meridiano en aquellas tierras. De la mano de Miguel, de Jorge Juan, de Ulloa, de La Condamine, viajábamos cientos de personas de muchos países, de los cuales algunos éramos profesores, otras eran periodistas, como Montse Oliva, mi querida Montse que nos ha dejado ayer, quienes contaban esta expedición un poco a la manera de los cronistas de las antiguas, recuperando historia, vivencias y pasiones. También, como toda buena expedición, teníamos titiritaina y música de andar por ahí haciendo ruido, de la mano de Julio Michel, mi querido Julio que nos dejaste hace un año. Lo dicho, muchas personas que vivimos más de un mes subiendo y bajando nevados, cantando himnos patrios y hasta consiguiendo que la frontera entre dos países casi en guerra se abriera para dejar pasar la joven internacionalidad de la ruta. No podíamos salir de algo así sin afianzar una amistad a prueba del tiempo, tras haber compartido ese verano del 95 que tanto nos cambió. Luego la vida volvió a reunirnos muchas veces, a sorprendernos cómo cambiaba el mundo mientras el CO2 seguía subiendo sin que nadie hiciera nada. Y ahora, la muerte nos separa. Os echamos de menos, amigos. Mucho.

(Leí en EL PERÍODICO un bello texto de Albert Sáez sobre Montse: Montse Oliva: una vida "para" las noticias
En recuerdo de la periodista Montse Oliva
).

2018-10-23 08:23 Enlace
2018-10-17

)

Calentitos
2018-10-17

Publicado el lunes 16 de octubre de 2018 en MILENIO, Diario de Noticias.

Dentro de un mes tenemos nueva cumbre del clima en Katowice, Polonia. Será la vigesimocuarta, tres más que la de París, donde se tomaron finalmente unos acuerdos que, por el momento, no se han convertido en leyes en los países que comenzaron tímidamente a apoyarla. Son años y años que lleva poder reconocer que hay que tomar acciones inmediatas para prevenir un cambio climático que ya estamos notando, aceleradamente. Nos lo acaban de decir los científicos expertos, en un informe que se ha dado a conocer esta semana y que, sin embargo, no ha llegado a ser noticia relevante. Pero el tema está caliente, y perdonen la broma. Lo cierto es que según los acuerdos de París el límite de lo que podríamos tener en este siglo es un par de grados más de temperatura media en relación a la que tenía nuestro planeta antes de la era industrial. Y se estima “deseable” que sea un calentamiento menor. Pero los datos científicos muestran que con 1,5 grados sería ya excesivo porque hay muchas situaciones que no podrían revertirse. Es decir, si queremos poder adaptarnos al cambio, asegurar el futuro de forma adecuada, necesitamos tomar acciones más inmediatas y más drásticas que las que se preveían hace unos años. Se avisó, se avisa año a año en las investigaciones y los modelos que muestran esas tendencias de manera implacable. Pero las decisiones de los países, el peso de los lobbies energéticos, sigue siendo más importante y es improbable que lleguemos en 2050 a conseguir cero emisiones de gases de efecto invernadero, que es lo que sería más seguro. Los cambios necesarios involucran la economía en una escala sin precedente. Ante las crisis que se dieron antes, la historia muestra que se actuó siempre así, las élites negaron la solución y decidieron mirar hacia otro lado mientras llegaba el colapso.

2018-10-17 20:15 Enlace
2018-10-09

)

Mujeres de Nobel (#MILENIO @NoticiasNavarra)
2018-10-09

Aquí te pongo la columna publicada el lunes 8 de octubre de 2018 en MILENIO, Diario de Noticias.

Cada año en la primera semana de octubre cumplo la tradición (soy así de raro) de seguir en directo la concesión de los premios Nobel, para ser de los primeros en conocer los nombres de los galardonados y la razón por la que lo han sido. No es fácil predecirlo y hasta el big data ha sido por el momento incapaz de realizar buenos pronósticos, aunque a veces hay algunos que son cantados, como el del año pasado a los responsables de la detección de las ondas gravitacionales. A veces se reconoce un adelanto teórico, algo que pasa especialmente en la categoría de física y un poco menos en la de química, mientras que otros años los temas apuntan directamente a esa ciencia que nos cambia el mundo. Este año los comités se han decantado más por la segunda opción, y así esta semana han premiado la inmunoterapia contra el cáncer, técnicas de luz láser que permiten cirugías más eficientes o estrategias para diseñar biocombustibles o medicamentos basadas en lo que la evolución hace de forma natural. Y cada día reconociendo la labor de varias personas, porque la ciencia es cada vez más necesariamente una labor de equipo.

Y, por fin, este año, han vuelto a existir las científicas. Es posiblemente una noticia lateral al contenido, pero no menos importante que la relevancia de las investigaciones premiadas. El que sólo hubieran sido galardonadas dos mujeres en física y cuatro en química en más de un siglo (en total 5, porque Marie Curie recibió los dos premios) era más que absurdo, una vergüenza. Ahora que se comienza a normalizar algo que tenía que haber sido siempre así, hay voces, trasnochadas por muy científicos que sean, que se duelen de presuntos cupos para asegurar la paridad, como si lo oprobioso no hubiera sido el apartheid practicado en cien años. Así son las cosas de los machistas, aunque sean físicos teóricos.

2018-10-09 17:56 Enlace

portada | subir