ves esta página sin formato por que esta hecha cumpliendo el estándar web CSS 2.
tú navegador no soporta este estándar, o tienes dicho soporte desactivado.
si estas en el primer caso, actualízate. merece mucho la pena.

la boca
artículos, escritos y demás piezas perfectamente obviables perpetradas por Javier Armentia

Instagram

Blogalia
FeedBurner

StatCou nte r

Ver Estadísticas

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Para contactar con el autor:

Archivos
desde el 24 de enero de 2002

<Junio 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
             



Nos enlazan según Google


Blogalia


Últimos comentarios aquí...

  • seoexpert en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • Amazon Video Gift Card Tutorial en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • togelterpercaya en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • togelterpercaya en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • Ashley en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • lawn care en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • greffe capillaire tunis en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • Dudoso en Ciencia Con Sentidos (#NAUKASPamplona)
  • mukesh en Ser Tan Negativo (@NoticiasNavarra #MILENIO)
  • Anónimo en Lo Importante (#MILENIO @NoticiasNavarra)

  • 2018-06-19
    )

    Ciudad Saludable (#MILENIO @NoticiasNavarra)
    2018-06-19

    Publicado el lunes 18 de junio de 2018. MILENIO, Diario de Noticias.

    Las cuestiones socioeconómicas son cosa también de la salud. O más bien, la salud de cada uno acaba residiendo también en el mismo lugar donde vivimos. Se comenta habitualmente que el código postal es mejor indicador de esperanza de vida que unos buenos genes. Hace muchos años, sin duda la cosa era peor. Leía el otro día sobre una pionera de la salud pública, el Doctor Joe, como se conocía a la imponente figura de la primera responsable de salud pública de Nueva York allá a finales de XIX, Sara Josephin Baker. Frente a la obligada invisibilidad, esta lesbiana consiguió, no sin esfuerzo, sin duda ayudada por su clase social, sobrevivir viviendo como le gustaba, con quien quería vivir y sobre todo trabajando por mejorar el mundo. Lo que me permite volver al asunto de las ciudades saludables. Baker se dio cuenta, y fue la primera en denunciarlo, que la mortalidad infantil en los barrios pobres de Nueva York era mayor que la de los soldados en la I Guerra Mundial. Más aún, el principal vehículo transmisor de las enfermedades era la pobreza y la insalubridad. Solamente con políticas que cambiaron esa realidad se empezó a evitar la muerte de niñas y niños.

    Un siglo después seguimos con circunstancias parecidas en una buena parte del mundo, en ciudades que están creciendo más allá de lo imaginable, con cinturones de pobreza que son también de muerte y enfermedad. Y resulta increíble y vergonzante, porque ahora tenemos formas de curar muchas de las enfermedades y capacidad para llevar el agua corriente y el saneamiento a cualquier lugar del mundo, invirtiendo en estos objetivos del desarrollo. Como siempre el tema es mucho más complejo y no cabe en una columna, pero les adelanto: incluso ciudades como la nuestra, del mejor primer mundo, podrían ser mejores y más sanas. Gracias a pioneras como Dr. Joe.

    Enlace: Doctor Joe (Sara Josephine Baker), médico, en CIENCIA LGTBIQ.

    2018-06-19 07:39
    Enlace | 0 Comentarios



    2018-06-14
    )

    Ciencia Con Sentidos (#NAUKASPamplona)
    2018-06-14



    El pasado sábado celebramos NAUKAS Pamplona: "El placer de los sentidos". Un montón de charlas muy entretenidas de buenísimas amigas y amigos en un ambiente, como es marca de la casa Naukas, realmente entretenido y sorprendente. Fue un lujo poder haber contribuido a organizarlo, asistir y disfrutar con tanta sapiencia pero, sobre todo, poder volver a un escenario con Naukas. Y más hacerlo con Joaquín Sevilla, con quien no paro de hacer cosas por todos los lados, pero siempre pasándonoslo bien y, yo, aprendiendo un montón.




    La idea que tuvimos necesitaba un público cómplice. Como estamos Joaquín y yo muy cacharristas y de teatro de proximidad en los últimos tiempos, al principio se nos ocurrían todo cosas de hacer en grupos, concursos, un poco como un taller así a lo loco sobre algunas cosas de la ciencia que estudia los sentidos. Pero con un auditorio como el de la sala de cámara del Baluarte, con más de 300 personas, la cosa no era evidente. Y menos conseguir hacerlo en 25 minutos. Nuestras sesiones de "ciencia en el bar" son habitualmente más manejables, el espacio permite más la interacción... Así que el reto exigía una escenografía diferente, por supuesto con contenidos diferentes.

    Y así empezó a nacer el discurso: uno que empezaba planteándonos qué son los sentidos y acababa planteando qué nos gusta del método científico. O algo así, pasando por alguna reflexión sobre las escalas de lo sensible, cómo conseguimos aprehenderlas, cómo el funcionamiento de los sentidos (los más físicos, y es que somos físicos al fin y al cabo, no lo olvidamos nunca) requiere un planteamiento más allá del esquema: estímulo-percepción-sensación, porque las sensaciones se mezclan, interactúan y de todo. Había que comprimirlo todo en poco más de 20 minutos y, por supuesto, poder incluir algún cacharro de los que nos gusta: esos que permiten explicar cosas "de la cencia" en términos mundanos, con artilugios caseros cutres o recién comprados en el chino.

    Esta vez tuvimos una cinta métrica de 3,50 euros del chino (oye, que tenía 30 metros, lo que nos permitía 30.000 Hz a milímetro el Hercio, un chollo), unas cuantas pinzas, unas Massieles recortadas de cuando actuó en Eurovisión, unas formas recortadas en corcho blanco (me gusta lo del "corchopán", pues eso, poliestireno expandido)... Poca cosa.




    Bueno, a eso añadimos unas cuantas imágenes y vídeos que, de forma esquemática, se pueden ver en esta presentación de Googledocs: CIENCIA CON SENTIDO.



    ¿Y qué salió? Pues gracias a KOSMOS, la página de divulgación científica de EITB.EUS, todo el mundo puede verlo tal y como sucedió el sábado 9 de junio. Que es un lujo esto del intennés.



    Por supuesto, las 12 charlas y la actuación de la Escuela Navarra de Danza que cerró el Naukas Pamplona, también se pueden ver en la misma página. Y sin duda cada uno irá colocándolo en sus blogs, que para eso es Naukas, para eso es la ciencia y para eso estamos por las redes.

    En plan rápido, y tendría que ponerme a dejarlo bonito pero ahí está como una zona de obras, monté un Wakelet de cómo en Twitter se iba pasando la jornada. Se llegó en algún momento a estar en 5º o 6º lugar de los temas más populares del día en la red de microblogs. Que no está mal. Aquí el documento:



    2018-06-14 12:23
    Enlace | 1 Comentarios



    2018-06-12
    )

    Quienes Gobiernan (#MILENIO @NoticiasNavarra)
    2018-06-12

    Publicado el lunes 11 de junio en la contraportada de DIARIO DE NOTICIAS, Milenio.

    La pasada ha resultado ser una semana curiosa en lo personal y en lo colectivo, pero ya saben que es prebenda del columnista mezclar ambos órdenes y pontificar con ello. Hemos ido conociendo un gobierno de ministras con ministros en España que sin duda propone algunas miradas y mira algunas propuestas como soplo de aire fresco después de la legión, las mordazas, la burla y rapiña de lo público que hemos soportado de forma un tanto incomprensible. El otro día leí en Twitter, que es esa plaza donde dejamos a los payasos que controlen la situación (porque en el fondo todos querríamos poder llegar a ser payasos) cómo alguien se preguntaba retóricamente si los ministros lo eran por cuota o por favores sexuales. Que es lo que se dice cuando se fuerza la paridad de género. Luego llegó la caspa con que una periodista del ABC nos regaló el fin de semana repasando a las ministras por su aspecto y estilo de vestir. Qué infinito asco saber que seguimos viviendo en el mismo país de machistas irredentos por más que el 8M fuera lo que fue. Pero hay más, sabemos de gais ministros ahora (los hubo antes, siempre los ha habido, pero sin decir nada porque además de machista este país es así de pervertido con los temas de la libertad sexual, puro facherío). Claro que nada se dice sobre las lesbianas, que también las ha habido y habrá en los gobiernos, afortunadamente. La inclusión de diferentes sensibilidades es muestra de una sociedad adulta y de un gobierno que quiere poder representar bien a un país moderno. Pero estamos aún muy lejos. Un periodista televisivo o un astronauta resultan comidilla de comentario banal. Porque lo que cuenta es que sean capaces de gobernar, de sostener su capacidad profesional como hasta ahora. Con eso, claro, no salen tantos chistes. ¿Esperamos unos 100 días como (se hacía) antes?

    2018-06-12 11:22
    Enlace | 0 Comentarios



    2018-06-09
    )

    De Ciencias Y Tormentas (#MILENIO @NoticiasNavarra)
    2018-06-09

    Se me había pasado, esta semana en la que he andado liadísimo con tanta cosa... Va y me olvido de colocar la columna del lunes 4 de junio de 2018, justo una de esas que iba anclada a temas de la semana, como el SCIENCE EKAITZA o el NAUKAS PAMPLONA que comienza en un ratito hoy ya sábado 9 de junio. Bueno ahí va, el original salió en MILENIO, Diario de Noticias.

    Este jueves hay una gala en Baluarte llena de ciencia, el ScienceEkaitza que, espero, venga para quedarse cada año. Y que nos va a permitir escuchar a Mario Molina, científico de Nobel imprescindible que alertó antes que nadie de la amenaza que la actividad humana estaba poniendo a la salud del planeta, eliminando el ozono estratosférico. Nada se habría podido hacer sin personas que desde el rigor de la ciencia nos permiten comprender mejor la realidad. Lo mismo sucede en el tema del cambio climático, aunque aún no haya un protocolo internacional eficiente como el de Montreal, el que limitó el daño del ozono. Pasa también con la ciencia que trae vacunas contra enfermedades infecciosas que hace poco mataban a millones de personas, o nuevos tratamientos contra enfermedades que siguen siendo mortales o muy dañinas. En la agricultura y la alimentación la ciencia trae una nueva revolución verde que puede ayudar a disminuir la diferencia entre países pobres y ricos, de la mano de la investigación genética. Sin embargo, esta ciencia tiene mala prensa porque gente como la que esta semana pasea por el Parlamento de Navarra, desde la ideología reaccionaria, se dedica a hacer campañas cambiando ciencia por mentiras fabricadas. No me interesan: es un discurso involucionista por más que algunos crean que es solidario y ecologista. Pero nadie se atreve a decirlo habitualmente, porque parece que defender los transgénicos es estar a favor de unas multinacionales perversas. Prefiero gente como Molina o como los chavales que estudiando posibles misiones a Marte buscan mejorar las condiciones de vida de las personas de nuestro planeta, que presentarán sus trabajos en el Planetario el próximo sábado. O con la ciencia divertida y sorprendente del evento Naukas Pamplona el sábado también en Baluarte: tormentas que cambian el mundo.

    *El streaming de NAUKAS Pamplona, en KOSMOS de la ETB:


    2018-06-09 08:17
    Enlace | 0 Comentarios



    2018-05-29
    )

    Lo Importante (#MILENIO @NoticiasNavarra)
    2018-05-29

    Publicado el lunes 28 de mayo de 2018. MILENIO, Diario de Noticias.

    Este país tiene sus prioridades, colectivamente. Nos negamos a aceptarlo porque nos gusta pensar que somos mejores de lo que somos, una ciudadanía más seria y concienciada. Pero una final del fútbol europeo se convierte en algo más importante que ser gobernados por un club de delincuentes a título lucrativo, por lo demás respetabilísimos y maravillosas personas, claro está. Pero mentirosos y ladrones, queda probado. Sin embargo, todo lo importante este fin de semana pasaba por Kiev, por lo que hacían unos jóvenes multimillonarios también de un club donde abunda la delincuencia y el robo a las arcas públicas. Qué más da: el sábado estaba la sala de espera de urgencias aquí en Pamplona casi vacía, y es que era un día de esos en el que hasta la salud se convierte en algo menos importante que “lo importante”. O más bien que otros fines de semana usamos las urgencias innecesariamente alertados por algo que tampoco era tan importante.

    ¿Van captando? Es como esos progenitores muy concienciados contra las vacunas, porque el discurso (la mentira) de que son un montaje de las industrias farmacéuticas para hacernos daño y sacarnos dinero ha calado, que anteponen sus creencias tan naturales y molonas a la salud de sus hijas e hijos. Luego, estas podrán contraer sarampión, hasta morirse de alguna enfermedad que las vacunas casi erradicaron. Leo que cuando los servicios sanitarios realizan un cribado (como el que tenemos en Navarra para el cáncer de colon) más o menos una tercera parte de la gente no se hace la prueba (recoger un poco de caca, no es nada terrible) y así queda al albur de que un cáncer se lo lleve por delante sin detectarlo hasta que sea más complicado todo. Lo importante está, parece ser, no en saber o no saber, sino en no mancharse de mierda, potencialmente. Lo que es otra buena metáfora de este país.

    Nota:
    Lo comenté el sábado en Twitter. Tuve que ir a urgencias por un cólico nefrítico y fue curioso descubrir cómo conforme se acercaba la hora del partido de la final de la copa de Europa la sala de espera se iba quedando vacía. De haberlo sabido, habría sido más sencillo si el dolor hubiera aparecido cuatro horas más tarde de cuando lo hizo. Pero no, ya se sabe que lo importante para los humanos no es necesariamente lo importante para tu organismo.




    Añadp:
    Resulta de interesante lectura el artículo de Manuel Ansede en Materia (Ciencia en El País): ¿Por qué la supervivencia al cáncer es hasta un 180% mayor en otros países?.

    2018-05-29 07:13
    Enlace | 1 Comentarios



    2018-05-23
    )

    No Merece La Pena (#MILENIO @NoticiasNavarra)
    2018-05-23

    Publicado el lunes 21 de mayo de 2018. MILENIO, Diario de Noticias.

    El mundo nos lo está poniendo difícil. Digo el mundo pero somos nosotros, o sea, todas. Uno no sabe qué decir, con qué enfadarse primero, qué reivindicar y qué puede esperar. O qué olvidar porque es ruido, intencionado, barullo. Hace unos años, ante la infoxicación que ya estaba llegando (aunque aún nadie se había dado cuenta de que lo que nos llegaba como noticia ya era propaganda interesada y posverdad) el periodismo empezaba a estar en destapar lo que no tocaba, lo que no era noticia porque se había creado un muro de neones furibundos, el despiste. Algunos activistas comenzaron a mostrar lo que no está en las noticias y analizar por qué. Ante la inmediatez y la consagración de lo superficial y lo emotivo frente a lo sustancial, hay que reivindicar el método científico de análisis, es decir, buscar las variables detrás de los hechos, establecer las hipótesis y refutar los modelos para intentar encontrar la verdad. Así, cuando vemos lo que está haciendo el gobierno de Israel con Palestina, con connivencia de gran parte de la escena internacional, conviene leer a quienes intentan ir más allá del titular. Por eso de repente las astracanadas en Catalunya permiten ver cómo el gobierno de la nación intenta, poniéndose la ley por montera con la bandera del nacionalismo español más casposo, desviar una vez más la atención a la espesa red de corrupción y vicio que fueron creando mientras todos miraban a otro lado, donde lo de menos es una carrera o unos másteres regalados a cambio de espacios de poder, y donde lo más es esa caricatura que seguimos llamando país. Por eso no merece la pena ni mencionar el chalet de Galapagar. Donde sigue habiendo desahucios la mirada no puede perderse en memeces, donde hay refugiados, exiliados y la gente muere no podemos tolerar que nos sigan señalando a otro lado. Que no.

    2018-05-23 06:57
    Enlace | 0 Comentarios



    2018-05-15
    )

    Pint Of Science (De Nuevo) #MILENIO @NoticiasNavarra
    2018-05-15

    Artículo publicado en MILENIO, Diario de Noticias, el lunes 14 de mayo de 2018.

    Esta semana, en más de 300 ciudades de 21 países diferentes habrá científicas y científicos hablando de ciencia en los bares a un público muy amplio y variado. Como saben, me dedico a montar cada mes un sarao de estos de llevar la ciencia al bar: entiéndalo como un compromiso por hablar como se debe hablar en un sitio así, de igual a igual con quien estás de manera relajada, argumentando y presentando la información de manera que no solamente sea convincente sino que llegue a interesar a quien, de otra forma, agarra la puerta y se va a otro bar. A lo largo de los años hemos encontrado un público muy variado, con gente a quien la ciencia no le aburre, ni le asusta. Y que además le suscita curiosidad u opiniones. Ahora, entre hoy lunes y el miércoles, conseguimos que sean más personas de diferentes ámbitos de la investigación científica las que ocupen tres bares de Pamplona (Chester, Bahía y Zentral) con investigaciones y reflexiones sobre cómo la ciencia cambia el mundo mucho más de lo que parece posible con el poco dinero que se invierte en ella y el poco interés que suscita. Contamos con la cooperación necesaria del Club de Amigos de la Ciencia, del Planetario, de Navarra Biomed, de la Universidad de Navarra y de la UPNA, pero sobre todo con un montón de personas que quieren tomar algo escuchando hablar de ciencia y tecnología.

    Sólo por esto podría decirse que esta es la semana que más me gusta del año, pero vengo del Roncal, de andar unos días hablando de astronomía y mirando al cielo entre nubes y lluvia y nieve para encontrarnos con la grandeza de un Universo que se ve en esos olvidados valles pirenaicos como en pocos sitios. Y como he estado con gente que ama la ciencia y con la que puedes irte al bar a celebrarlo, lo cierto es que va a ser el mes lleno de placer y de ciencia. Qué más puedo pedir.

    2018-05-15 07:17
    Enlace | 0 Comentarios



    2018-05-08
    )

    Gaia (#MILENIO @NoticiasNavarra)
    2018-05-08

    Publicado el lunes 7 de mayo de 2018 en MILENIO, Diario de Noticias.


    Aunque estamos viviendo estos tiempos tan interesantes que apenas da para más, el tiempo ha ido, más o menos, volviendo a ser una primavera más clemente y estas noches, entre viajes y otras obligaciones, he vuelto a encontrarme con esos paisajes nocturnos que son desde hace tanto parte de mi vida. Estaban ahí los planetas, Venus a la cabeza al comienzo de la noche, retando incluso a las exageradas farolas de nuestras calles, seguido luego por Júpiter, más tarde por Saturno y Marte ya cuando el día comienza a clarear por el Este. Y las estrellas, y la Luna. Y se llega a ver la Vía Láctea, el Camino de Santiago que la contaminación lumínica nos ha robado de las ciudades. Esa tenue nube grisácea que es la luz de cientos de miles de millones de estrellas.

    Estos días, mediante un telescopio increíblemente sagaz diseñado para cartografiar ese cielo, lanzado al espacio hace cuatro años y medio por la Agencia Espacial Europea, los investigadores han dado a conocer un mapa tan excesivo como apasionante. Contiene datos de unos mil seiscientos millones de estrellas. Vuelvan a leer la cifra. Viene a ser el número de granos de arroz que llenarían la habitación donde está ahora leyendo esta columna. Con una precisión tal que si fuera un mapa de la Tierra nos permitiría contar desde Pamplona uno a uno los pelos del bigote de una persona en Estambul. Y cuando mide velocidades, alcanzaría a medir el crecimiento del pelo de esa persona. Ese catálogo se va a ir completando y haciendo aún más grande, más extenso, más preciso. Datos que van a ir alimentando nuevas investigaciones que nos permiten conocer mejor nuestra Vía Láctea, y que requerirán de un par de generaciones de científicos para desentrañar todo su valor. Gaia, ese es el nombre de la misión, muestra que la ciencia a veces nos permite descubrir que el Universo es un lugar mejor si podemos conocerlo mejor.

    Enlace: Web de GAIA en ESA.

    2018-05-08 07:51
    Enlace | 1 Comentarios



    2018-05-01
    )

    Ejercicio de Optimismo (#MILENIO @NoticiasNavarra)
    2018-05-01

    Publicado el lunes, 30 de abril en MILENIO, Diario de Noticias. Es la continuación del artículo de la semana pasada: Quizá No Esté Todo Perdido.

    Les hablaba hace una semana de cómo la penetración de mentiras y exageraciones sin aval científico y noticias falsas que es el signo de estos tiempos, puede tener cura. A pesar de que todo parezca perdido, la información racional, el discurso fuera de la moda de lo inmediato y lo guay funciona, quizá no como tendencia mayoritaria, pero sí como referencia que acaba permitiendo cambiar un poco las cosas. De hecho, como asegura recientemente un estudio canadiense, una buena estrategia de comunicación científica es lo único que acaba parando la viralidad de las noticias falsas. Puede que algo así esté pasando, por ejemplo, con la homeopatía. Su penetración, merced a propaganda llena de falsas esperanzas de cura, con la complicidad de una parte del sector sanitario y la permisividad no del todo desinteresada de las autoridades, vendía además una (falsa) imagen de ser medicina buena y natural, alternativa y molona. Pero no: era un negocio basado en el engaño, que no cura ni nada, aunque se vendiera en farmacias y se enseñara en universidades. Finalmente el discurso científico se va abriendo camino: la pseudomedicina es un peligro real contra la salud. Y la situación comienza a cambiar: ya es más habitual que la gente dude de que la homeopatía funcione. Y lo denunciábamos desde hace decenios: la única alternativa a la medicina es una medicina mejor, no un timo sacacuartos. Espero que pronto la información veraz permita contrarrestar otras mentiras populares, como el alarmismo de la antenofobia o de los antivacunas, por ejemplo.

    [Nota: Lo siento, porque he dejado la columna más corta que lo que debía ser, pero el asunto del fallo judicial me exige dedicar al menos una frase a decir que no, que no es abuso lo que es violación. Y que si la Justicia no lo reconoce hay que cambiar muchas cosas.]


    Enlace: Twitter multiplica el impacto de las ciencias contra las ‘fake news’ (Agencia SINC). Hace referencia a: "Tweet success? Scientific communication correlates with increased citations in Ecology and Conservation". Clayton T. Lamb​, Sophie L. Gilbert, Adam T. Ford, PeerJ. http://dx.doi.org/10.7717/peerj.4564

    2018-05-01 10:12
    Enlace | 1 Comentarios



    2018-04-24
    )

    Quizá No Esté Todo Perdido (#MILENIO @NoticiasNavarra)
    2018-04-24




    Publicado el lunes 23 de abril de 2018 en MILENIO, Diario de Noticias.

    Por más que en casa nos dijeron que las mentiras tenían las patas cortas o que antes se le pillaba al mentiroso que al cojo (del uso de refranes como control social habrá que hablar alguna vez), lo cierto es que sospechábamos que a ciertos mentirosos les iba muy bien. Y que el propio sistema era capaz de amplificar lo falso llenando el panorama y escondiendo la verdad por ahí al fondo. Las noticias curiosas, lo sorprendente, lo fabuloso, además, siempre nos han encandilado más que la realidad menos bella y luminosa. Y por eso la construcción de mentiras se ha ido convirtiendo en el oficio más eficaz de nuestra era. La televisión era el vehículo perfecto para sumar la inmadurez, la banalidad y el estereotipo, rebajar el nivel intelectual y ponerlo todo en vivos colores: con eso podían ya ocultarlo todo. O hacernos bailar al son que quisieran. Y en eso llegaron las redes y el mundo conectado y conseguimos en pocos años ver cómo es posible despedazar todo el entramado cultural para convertirlo en un negocio. Ojo, algo a lo que gustosos nos prestamos porque nos apetece ser alguien y pensar que se oye nuestra voz más allá de lo que antes era posible. Repetimos lo que nos llega (sin cuestionar su veracidad) porque nos llaman la atención: la gracieta, el enlace sorprendente... Los estudios científicos muestran que somos colaboradores necesarios de la mentira: gracias a los humanos, las mentiras viajan más rápidamente y más lejos que nunca antes. Tanto que la realidad queda fácilmente sepultada dentro de un envoltorio enorme de invenciones interesadas e interpretaciones alucinadas, llámale posverdad. Es decir: la mentira ha llenado el panorama y somos sus devotos seguidores. Pero quizá no todo esté perdido. Lo que pasa es que hoy ya no me queda sitio en la columna para explicárselo, así que deberán esperar una semana.

    2018-04-24 06:47
    Enlace | 0 Comentarios


    portada | subir